Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Reflexiones

El ser humano se vincula de forma especial con la naturaleza, unas veces utilizando sus recursos de forma espontánea y sin rigurosidad y otras de forma sistemática. Como especie nos hemos ido adaptando a nuestro entorno hasta que, hastiados del movimiento decidimos perpetuarnos en un solo lugar y entonces se creo la primera construcción, y, por ende, la primera edificación.

Las edificaciones pasan por ser no sólo un medio de guarecerse de las inclemencias del tiempo, no sólo un lugar donde sentirnos a salvo del resto de la sociedad, no sólo un sitio donde reunirnos para nuestros actos sociales o de trabajo, no sólo un elemento distintivo de nuestras ciudades o del poder de nuestros gobernantes, sino que, además de todo eso, las edificaciones son parte de nuestra forma de ser y, sutilmente, cambian nuestra forma de pensar y de actuar.

Por todo ello es importante que en las sociedades avanzadas este reflejo se lleve hasta las últimas consecuencias y se adapten nuestros hogares a la conf…

Visita al Gran Canaria Arena

Imagen
En la más tierna infancia, y por mucho que nos cueste hoy día creerlo, habían, al menos en la isla de Gran Canaria, dos de los llamados "deportes Rey". El primero, el más conocido mundialmente como Fútbol y que en aquellos tiempos no nos importaba llamar balompié o juego de pelota. El segundo, que rivalizaba con el primero y que de hecho, le ganaba en popularidad en muchos ámbitos y barrios era el Baloncesto, y para éste no había ni otras palabras ni variopintas reglas. Todos sabíamos lo que era un "tapón", una "personal", los "tiros libres" y hasta sabíamos diferenciar entre triples y dobles (cosa sencilla por otro lado) y nos encantaba practicar a ver cuantas canastas acertábamos (los más certeros practicaban cuantas entraban limpias, es decir, sin tocar el aro). No podría contar las veces que me llevé la pelota naranja a la playa de las Canteras (ni cuantas perdí!!).

Mi generación disfrutó con la generación dorada del Baloncesto en los ochenta…